SINOPSIS

Señas de identidad que provienen de la herencia familiar, historias que dan forma al pasado, presentimientos de la sombra final, epifanías amorosas que la iluminan. Las postales mínimas de un mundo mutable y maleable que no sostiene sus modulaciones durante largo tiempo, sino que nos pierde en un laberinto de versiones de sí mismo. Separaciones, revelaciones, obsesiones, trampas de sonido, breves alucinaciones con las que la realidad nos distrae: todo cabe en los poemas sucintos y certeros de este libro.

Vivir de oído es tomar los días como vienen: repentinos, fugaces, impulsados por los vientos del caos. Significa descubrir la melodía que apenas se oye detrás del ruido, para reconocer cierta armonía debajo de las cosas. Una canción que, apenas intentamos tararear, se disuelve en el vendaval. Una tonada cuya breve aparición alcanza para traernos la claridad de la poesía.

 

Almadía
Oaxaca, 2017